Notas de interés

¡No hay segundas oportunidades para una primera impresión!

septiembre 6, 2016 junio 8th, 2020

La credibilidad de las  empresa es consecuencia de actuar asertivamente. La asertividad tiene una connotación muy importante en los trabajos de hoy en día, pues guarda relación con la estrategia y estilo de comunicación de las personas.

 

Ser asertivo implica actitud…

Lo anterior va más allá de preguntas y respuestas adecuadas a ciertas situaciones, es una experiencia que se vuelve más interesante cuando reunimos escucha activa y lenguaje corporal congruente y empático, así como razonamiento e influencia positiva que traiga beneficios personales y por consecuencia laborales, por ello concluimos que la asertividad se trata de una práctica consciente.

Si formamos la asertividad como un hábito que asume la responsabilidad de actos, ser respetuoso con la propia persona y con los demás, lograremos poco a poco la credibilidad de nuestros colaboradores con nuestros clientes y por lo tanto la confianza de nuestra empresa en el mercado, ¡Tendremos un pilar que fortalece nuestras relaciones de largo plazo!.

¡No hay segundas oportunidades para una primera impresión!

Desde el primer contacto que el cliente tiene con nuestra organización puede percibir el estilo y formación de la compañía y por lo tanto la confianza que depositará en nosotros, confianza que él traduce en recursos como tiempo, dinero y esfuerzo.

Las relaciones laborales al final siempre son relaciones entre personas, por lo tanto, mientras más auténticas, transparentes y honestas puedan resultar, los negocios trascenderán como grandes experiencias.

Es importante desarrollar en nuestros colaboradores la habilidad para transmitir y recibir mensajes que involucren de forma natural, sentimientos, opiniones y creencias claras y honestas que permitan tratar a cada una de las personas de forma oportuna, leal y profundamente respetuosa.

Te damos algunas sugerencias puntuales para desarrollar la conducta asertiva:

  • Se congruente. Evita sarcasmos, es mejor hablar con transparencia y respeto.
  • Habla siempre con la verdad. Si los datos o recursos no se tienen a la mano o la información no es 100% asegurada, confirma al cliente tu deseo de participar en la solución una vez que cuentes con los elementos necesarios.
  • Se específico. Evita las generalidades: nunca, siempre, todos, todo el tiempo… son parámetros de actitudes extremas y poco fiables, piensa en personas que usan estos elementos en sus conversaciones y reflexiona su confianza en ellos.
  • Desarrolla la habilidad y replícala. Todos crecimos en lugares y circunstancias distintas, ayudar a crear un buen perfil de colaboradores en nuestra empresa es un acierto con retorno de inversión asegurado, existen cursos y talleres dedicados a este fin.

Conoce los cursos y talleres que CompuSoluciones tiene para ti, escríbenos a faldaz@compusoluciones.com y uno de nuestros ejecutivos se pondrá en contacto contigo.

Dejar un comentario

x

Contáctanos