Las 5 fases para ser el Project Manager de tu propia vida

octubre 23, 2018
Las 5 fases para ser el project manager

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la clave para llevar una vida donde prevalezca un balance entre las cosas que más importan?, ¿te suena el término proyecto de vida?

Para dar un poco de contexto y asegurarnos de que entendemos el término proyecto de la misma manera, quisiéramos mencionar que el Project Management Institute (PMI), la organización de Administración de Proyectos más grande a nivel mundial, define un proyecto como una actividad grupal temporal para producir un producto, servicio, o resultado, que es único.

De igual manera, el PMI establece que son cinco las fases que debemos considerar para el ciclo de vida de un proyecto: Inicio, Planificación, Ejecución, Monitoreo y Control y Cierre.

Dicho esto, y entendiendo que un proyecto se divide en fases, que tiene un inicio y un final, que es único y que es temporal, así como la vida misma, ¿por qué no utilizar estos conceptos básicos de Administración de Proyectos para aplicarlos a nuestra vida? Son conceptos simples y sencillos de comprender por lo que no es necesario ser Project Manager para implementarlos en nuestro día a día.

Te recomendamos preguntarte lo siguiente por cada fase del proyecto:

  • Inicio: ¿Qué es lo más importante para ti? Puede ser tu familia, amigos, el trabajo, ayudar al prójimo, tu deporte favorito, viajar, aprender cosas nuevas, etc. Recuerda que debe de existir un balance, por lo que es fundamental que consideres el tiempo que le dedicarás a cada tema, el periodo en que lo realizarás y cuál es el fin y valor para realizarlo.
  • Planeación: ¿Cuáles son mis prioridades y cómo tengo programado realizarlas? Considera días, semanas, meses y años. No es necesario que hagas un plan de trabajo inmenso, basta con que las plasmes y te comprometas.
  • Ejecución: aquí no hay pregunta como tal, simplemente es pasar a la acción; ésta será la fase más decisiva para el logro de tus objetivos. No te frustres si a la hora de ejecutar tu plan cambia, no existe el plan perfecto.
  • Monitoreo y Control: ¿Cómo van marchando los proyectos que planificaste? Verifica que los objetivos que te hayas planteado se vayan cumpliendo de acuerdo con los tiempos en los que te comprometiste, si no es así, vale la pena replantear por qué no se dan los resultados esperados… tal vez el objetivo resulta demasiado retador, el tiempo considerado no es el adecuado, o bien, hace falta un poco de mayor determinación de tu parte.
  • Cierre: ¿Qué es lo que plasmé en el inicio y cómo lo cumplí? ¿qué aprendí? Trasciende. Deja un legado

A semanas de dar por terminado el 2018, vale la pena hacer una reflexión, un balance de lo realizado el presente año y qué es a lo que nos comprometeremos a realizar el año que viene.

¡Sé el Project Manager de tu propia vida!

2 Comentarios

Dejar un comentario.

Déjanos tu correo y te asistiremos a la brevedad





Gracias. A la brevedad nos pondremos en contacto.

Forma parte de nuestra cadena de proveedores