Notas de interés

Servicios Financieros

junio 16, 2015

A través de Servicios Financieros, las empresas pueden adquirir soluciones de TI más robustas sin descapitalizarse, contar con equipo y tecnología de punta con tasas de intereses competitivas, mientras ahorran considerablemente en gastos de mantenimiento.

En muchas ocasiones necesitamos invertir capital y recursos para promover el desarrollo y la competitividad de nuestros negocios, sin embargo sabemos que no siempre se cuenta con el flujo de efectivo suficiente. Es por ello que las opciones de financiamiento pueden convertirse en un aliado a la hora de adquirir bienes y servicios.

Si hablamos de servicios financieros para TI podemos encontrar arrendamientos y créditos para hardware, software y servicios con términos flexibles e intereses competitivos.

Según datos de HP Financial Services, sólo el 30% de los gastos de TI de las empresas corresponden a hardware. El otro 70% abarca los costos que son más complicados de cuantificar, como soporte técnico, mantenimiento, energía y cargos por sustracción del equipamiento, por lo que el alquiler o arrendamiento puede reducir considerablemente este porcentaje.

Algunos de los beneficios que podemos adquirir si implementamos algún servicio financiero son:

  • Opciones de pago flexibles, con cuotas fijas mensuales, lo que evita que la empresa desembolse de contado gran cantidad de dinero y afecte la operación.
  • Actualización constante en recursos y soluciones de TI, incluso si existe una limitante presupuestal.
  • Reducción de costos relacionados con la administración, obsolescencia y disposición de los equipos al final de su vida útil.

Para el distribuidor: venta de contado, herramienta que impulsa, incrementa y cierra ventas, clientes cautivos.

Para usuario final: mayor liquidez, mejor uso de presupuestos tecnológicos,  oportunidad de comprar una solución más robusta, beneficios fiscales.

¿Cómo impacta dentro de nuestra empresa?

  • Ventajas financieras: programación presupuestal, mínimo impacto en estados financieros, tasas fijas, sin pago inicial.
  • Ventajas operativas: renovación de equipo, reducción de gastos de mantenimiento, pagos en plazos.
  • Ventajas fiscales: no hay impuesto al activo, deducibles de impuestos, IVA acreditable.

Elegir la opción que se adecúe mejor a las necesidades de tu empresa requiere de apoyo y consultoría de especialistas, los cuales te brinden acompañamiento post y pre venta, así como capacitación comercial y operativa. Acércate a los expertos.